Historia del Helado y la Familia Colomina

En España el helado fue introducido por los árabes en forma de sorbete y en su origen era una mezcla de nieve con zumo de frutas y miel. En Jijona, se encuentran múltiples cavas de nieve, materia prima imprescindible en la antigüedad para la elaboración del helado, motivo por el cual el oficio se convirtió en todo un arte, considerándose la cuna del helado en España. Los Valencianos nos desplazamos a otras poblaciones para vender helados y turrones, dando a conocer nuestro buen hacer y ganándonos la fama de la que hoy gozamos. Nuestros productos están elaborados con las recetas y secretos de nuestros antepasados y una cuidada selección de los mejores ingredientes naturales, convirtiéndolos en algo único, autentico y capaz de hacer sentir en el paladar la tradición experta de siglos de historia. Hay orgullo y raza en nuestro helado, ya que formamos parte de una familia con una tradición de cuatro generaciones en la heladería artesana. Ese orgullo personal sobre el oficio que aprendimos desde niños, se refleja en lo profesional, defendiendo con el máximo compromiso y dedicación el helado que hacían nuestros abuelos. A todo ello, le sumamos grandes dosis de innovación y creatividad logrado una gran variedad que abarca desde sabores tradicionales a otros más contemporáneos, pasando por algunos basados en productos autóctonos, y sin olvidarse de variedades veganas, dietéticas e incluso saladas. Somos apasionados de la calidad, por lo que no aceptamos dogmas establecidos, centrándonos tan solo en mejorar cada día, estando en constante evolución para lograr crear el mejor helado. Cuidamos todos los detalles con el fin de hacer cada producto algo extraordinario y que su degustación sea una experiencia sorprendente, apta solo para los que quieren disfrutar de verdad, por ello nuestra mayor recompensa es ver las expresiones de felicidad de los clientes.